Investigación de mercados ¿Un sector desprestigiado?

Un grupo de profesionales relacionados con el sector de la investigación de mercados ha realizado un estudio que intenta conocer cuáles son las necesidades y demandas de los trabajadores que se dedican a este sector. El ámbito de referencia ha sido el territorio español.

Los resultados del proyecto, que se inició a finales de 2011, acaban de ser publicados. Uno de los datos más destacados es la percepción negativa que los profesionales tienen acerca del prestigio de su sector. Sólo el 32,2% de los encuestados piensa que el sector de la investigación sea un sector prestigioso socialmente.

Más de tres cuartas partes de los encuestados indica que los profesionales del sector tienen conocimientos suficientes para ofrecer un buen servicio y algo más del 60% de la muestra cree en la competitividad del sector frente a empresas extranjeras y que se respetan los Códigos de Ética Profesional y las Guías de Conducta establecidos.

La gran mayoría de encuestados (el 80%) no tenía claro que acabaría trabajando en investigación de mercados. Sólo el 20% restante se incorporó en el sector de manera vocacional.

El informe revela el creciente uso de la metodología online en la investigación de mercados. Los estudios online son, juntamente con los telefónicos, aquellos con los cuáles más profesionales se ven involucrados (el 42,1% de los encuestados).

El 51,1% de los encuestados dice tener carencias formativas en lo referente a conocimientos de idiomas. Otro 35,8% dice que le hubiera interesado recibir más formación en técnicas de comunicación.

Los aspectos que más gustan de la profesión son la variedad de estudios y sectores, el aprendizaje, principalmente el que permite conocer mejor a las personas, y la posibilidad de dar soluciones y respuestas que permitan resolver o mejorar situaciones.

El estudio también destaca que la presión sobre los plazos de entrega y los precios, la burocracia y la percepción de pertenecer a un sector poco valorado, son los aspectos que los profesionales perciben como más negativos. Dibujando a un investigador preocupado por la imagen del sector, ávido de nuevas experiencias y enemigo de las rutinas.